¿De qué religión eres?

A un europeo esta pregunta puede sonar entre indiscreta y absurda, pero en Etiopía es muy normal, porqué aquí todo el mundo es muy creyente, la fe es algo muy radicado en la cultura y la cotidianidad etíope, pero lo bueno es que parece importar poco en cual dios quieras, lo importante es que haya fe.

En el trajín del tráfico, al principio te sorprende ver personas que se paran en el medio de la calle para persignarse de cara a una iglesia que a lo mejor dista más de un km!

Es bastante habitual, si uno no se cuida de mirar la hora, tener que esperar en la tienda de al lado de casa que el dependiente musulmán acabe las oraciones de la tarde, delante de un improvisado público de clientes cristianos.

Y “De qué religión eres” puede ser la tercera pregunta cuando te topas con alguien y de hecho hay solo una respuesta equivocada… el ser no creyente! … aquí es donde cae de repente la simpatía que nuestra cojeante soltura con el amárico ha ido creando hasta el momento en la conversación, que puede abruptamente caer en un silencio embarazoso, o, peor, degenerar en una regañina apostólica.

A parte los detalles coloristas, lo que es interesante es destacar como la pluralidad de credo en este país es algo absolutamente normal y, aparentemente, descargado de tensiones, incluso con pocos prejuicios, ya que alguna vez me he divertido, en el taxi, a responder que soy musulmán, y a nadie le ha aparecido extraño (mientras yo me he sentido muy estúpido).

En este sentido Etiopía es un país que ofrece una diversidad de etnias y religiones que realmente es muy útil para olvidar este unitarismo cultural que tenemos en Europa, tanto que me pareció extraño recibir la invitación a una conferencia que se tenía en Barcelona “Islam y tolerancia religiosa.”… claro! casi me olvidaba que en Europa aún no hemos aprendido a tolerar (no digo aceptar o respetar) las otras religiones!

Además aquí hay tantas esferas de diversidad (religión, etnia, lengua, censo) que incluso se entrecruzan entre si, que es absolutamente necesario exteriorizar-las de alguna forma, ya sea con tatuajes, indumentos u otros signos; por tanto, a nadie se le acudiría prohibir a una mujer de llevar un “burka” o un pañuelo!!

Al contrario, es curioso ver como la gente se sorprende en escuchar como somos de unitarios en Europa:

“¿todos son católicos en tu país?”

“Sí claro, prácticamente todos”

“¿De verdad nadie es musulmán?”

“Solo los que vienen de fuera…”

Esto les deja sin palabras, ¡Y muchas veces no se lo acaban de creer, por bien que se lo explique!

La verdad que me parece muy sano estar tan acostumbrado a la diversidad.

Tampoco quiero decir que no haya ni tensiones ni prejuicios, los hay, como es humano, pero no tienen el peso que tienen en una cultura unitaria.

Y, en mi experiencia, los que han demostrado tener menos prejuicios son quizás los musulmanes: en más de un caso me ha sorprendido la naturalidad con que quitan importancia a la diferencia entre los dos grandes polos diciendo: “Bueno, nosotros creemos en un profeta más, vosotros en uno menos”. Y después remarcan la importancia de la ética para el buen musulmán, para el cual es fundamental cumplir su palabra, no robar y respetar los demás.

Incluso en su penetración entre las varias poblaciones tribales que han convertido, el Islam ha sido a menudo más tolerante y menos destructivo  con las tradiciones peculiares de cada una que las varias variantes del cristianismo, respetando o dejando mantener aquellas costumbres o rituales ancestrales, que a menudo tienen un rol clave en el equilibrio social y ecológico de un grupo humano.

Hay incluso un grupo muy numeroso de fieles a una rama del Islam de origen sufista, que se mezcla profundamente con rituales paganos, que en el centro espiritual de Sheik Hussein practican unas ceremonias muy festivas y corales, en que el líder espiritual va hasta en trance.

Muchos los ven como una secta, pero ellos son muy abiertos, y incluso dan la bienvenida a aquellos cristianos que quieran participar, sin pedirles de renunciar a su credo.

Sheick husein durante la cerimonia

No se puede ni generalizar ni idealizar, cada religión tiene sus luces y sus sombras, y hay muchas variantes en la forma de interpretarla y practicarla, pero el amplio abanico de diversidad que ofrece Etiopía tiene mucho que enseñar al respecto.

 

5 comentarios to “¿De qué religión eres?”

  1. Hola, Emmanuel!!!….excelente reflexión.
    La verdad es que es muy humano el tema de la intolerancia.
    Parece que nos aterra que alguien piense distinto a nosotros, tal vez porque sómos demasiado frágiles y asusta que “tal vez” lo que creemos puede no ser cierto o cuestionable….MIEDO….
    Y, en cuestiones de fe, todavía es más candente, siendo como son las religiones, si te lo plantéas bién, un invento puramente humano, un intento desesperado de no sentirnos tan sólos en este universo que apenas vamos descubriendo, de encontrar un sentido a la VIDA, y lo que es peor, de asegurarnos que realmente lo tiene…..
    Yo comencé a plantearme estas cosas ya hace muchos años, cuando obsevaba el mundo en “otras dimensiones”, a través de un microscopio o un telescopio, y todavía no deja de maravillarme lo que veo…y no entiendo porqué seguimos complicándolo todo tanto ni la razón de que en nombre de la religión o la fé o la tradición se produzca tanto dolor, muerte, cuando, si realmente crees en algo, debería elevarte y hacerte sentir en el punto justo donde quieres estar…en fin……supongo que aún nos queda mucho por evolucionar…(espero…).
    Un fuerte abrazo….y disfruta de lo que creas con alegría.

  2. ¿Y qué te dicen si reconoces no ser creyente?

    http://madredemarte.wordpress.com/

    • De hecho ya lo cuento en el escrito, si lo lees con atención,
      Le cuesta muchisimo de entender,, y te miran como un bicho raro, con muhca desconfianza. Yo, según la situación, opto por respuestas implicitas y evasivas, tipo “en mi país muchos son católicos”… en el fondo es bastante común aquí que a una pregunta que te incomoda respondes con evasivas, o cambiando direcatamente discurso.
      No ser creyente no es algo por ostentar aquí.

      • M.Carmen Says:

        Bueno, una respuesta “amable” podría ser que todos buscamos la verdad, pero hay muchos caminos para llegar a ella…tal vez la ciencia nos acerque un poco más a descubrir de qué estamos hechos, por qué y hasta cuando (aunque para eso nadie estamos preparados). Un abrazo 🙂

      • te aseguro que lo he intentado varias veces, y respuestas bonitas y políticamente correctas en Europa (creo que hay algo de divino en todas las personas…) aquí son rechazadas con fuerza. Sino es alguien con quien hayas intimado un poco y crees que te va a escuchar (no digo entender!), mejor dejarlo, y no sabes el mal que me sabe, pero hay que bajar a pactos con la cultura que te acoge, porqué las dinámicas de rechazo son muy peligrosas. La fe es algo muy muy serio en este país, y me inspira mucho más respeto que la fe más estereotipada y formal que he vivido en mi país.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: