La dignidad empieza por los zapatos.

Entre lo primero que me sorprendió en pasear por Addis Abeba es la cantidad de gente que se hace limpiar y que limpia zapatos.

A primer vistazo me parecía absurdo gastar en algo que no veía tan necesario, más bien narcisista e incluso con un punto de gusto por el servilismo.

Después, también me fijé en cómo, a veces, veía personas de todas las edades salir de viviendas que se podrían definir chabolas, vestidos de forma impecable.

Empecé a darles vueltas, y me hice limpiar los zapatos: el chico que estaba al lado del que escogí fue visiblemente contrariado, pero después pudimos cruzar algunas palabras, y fue sonriendo, y le prometí que la próxima vez le buscaría a él.
Al final del proceso, hubo un momento de incertidumbre… no sabía cuánto vale este servicio, y esto es un gran riesgo en Etiopía, pero los dos se miraron sonrientes, aunque al final resistieron a la tentación, y me pidieron 2 birrs, el precio normal.

Así con el tiempo he ido entendiendo que limpiar zapatos es una ocupación bastante típica para empezar a ganar-se algún dinero de forma honesta y absolutamente digna. Una de las numerosas micros actividades económicas que permiten a mucha gente de subsistir.

Por el otro lado, lo que veía al principio como narcisismo, creo que es algo más complejo.
Yo lo entiendo como un profundo sentido de dignidad y “presentabilidad”, que para los etíopes es fundamental, tal vez justamente a pesar o para contrastar la degradación del entorno.

Por esto, incluso en el trabajo, me siento obligado a cuidar más de mi aspecto y a vestir de una forma que, en Europa, me haría sentir excesivamente formal, pero aquí se podría llegar a percibir como una falta de respeto hacia algo muy importante en Etiopía:  la dignidad.

7 comentarios to “La dignidad empieza por los zapatos.”

  1. M’encanten els teus comentaris, Emanuele!
    Saps que a Bahia històricament era el que distingia un negre esclau (sense sabates) d’un llibert (amb sabates) !!! No és l’única cultura on es fixen molt amb les sabates.
    Salut, Pep.

  2. M.Carmen Hurtado y Paco Donoso Says:

    Hola, Emanuel!..es curioso, pero yo, con mis 52 años recuerdo perfectamente a los limpiazapatos, colchoneros., incluso a una Clinica del Juguete, donde arreglaban muñecas, pianitos etc porque nada se tiraba aunque se rompiera y todo tenía arreglo…(igualito que ahora, ¿eh?).
    Mi madre, sólo una generación más, me hablaba de aguadores, serenos, faroleros, agricultores que pasaban por las casa a recoger la “basura” para abonar sus huertos..¡pero ojo, basura en su sentido orgánico, no como ahora…y de ahí nació el oficio de basurero actual.!.)..oficios que se van perdiendo con el empuje de la sociedad y otros que nacen adaptados a los nuevos tiempos…..da escalofríos…..UN ABRAZO.

    • Hola Mari Carmen,
      la verdad que has dado en el clavo.
      No me gusta decir que aquí es como en Europa hace xx años, porque facilmente se podría malentender en que sean “atrasados”.
      Pero sí que es verdad que, como nostálgico que soy, encuentro mogollón de pequeñas y grandes cosas que me hacen pensar a aquel pasado más auténtico de qué tanto hemos leído y que nuestros padres y abuelos han vivido.
      Por ejemplo, mañana iré a comprar la leche en una “vaquería” donde venden la leche fresca, aquella que tienes que hervir… que gusto tiene! los niños ya no quieren saber nada del agua blanca blanca que bebíamos en España.
      Y por supuesto que hay basureros y cantidad de microficios que voy a describir en uno de los próximos post.
      Y las cosas aquí se estiran hasta lo imposible, no se encuentra nada tirado en la calle, todo ya se recicla antes (y se genera muchísimo menos!).
      Aquí hay muchas menos cosas, pero entonces tienen más valor, y las que hay son más autenticas.
      La vida es muy dura para muchos, pero tengo la sensación, a pesar de todo, de que se vive más cerca de la tierra.

  3. Carles Says:

    Jo aquesta sensació molts cops també la tinc, sembla que vivim en una bombolla molt artificial i no li donem valor a moltes coses…
    salut!
    Carles

  4. Qué bonito Emanuele, es un detalle magnífico. No me había parado a pensarlo. De hecho en España debía ocurrir algo parecido hace muchos años. Mi padre no tenía nada, habían vivido una guerra terrible y su família quedó en la ruina absoluta. En Barcelona era un emigrante que dormía en una pensión. Pero en las fotos antiguas que conservo era raro no verlo con corbata y traje y un bigote perfectamente cortado.

    Tu texto me ha recordado otra cosa: Sergio Makaroff dice que no importa como vistas, con camiseta, pantalones rotos… mientras luzcas unos estupendos zapatos. Al contrario, un smoking con unos zapatos viejos y sucios pierde totalmente su efecto. No parece ninguna tontería. La imagen personal y la dignidad empiezan por los pies. Y para recuperarlas están los limpiabotas.

  5. Sandra Says:

    Que articulo mas absurdo!! Dignidad no son zapatos…. No niego que limpiar zapatos sea un trabajo digno, pero a ese niño dale educación y será digno y libre. Ya están como en El Salvador que regalan zapatos para ir a la escuela pero no tienen maestros. Dignidad NO son zapatos.

    • Hola Sandra,
      te agradezco mucho la sinceridad de tu comentario, ya que estoy seguro que no todo el mundo que lee lo que escribo está de acuerdo con mi visión.
      No sé cual es tu relación con Etiopía, pero la dureza de la posición que tomas me hace pensar que aún no has tenido ocasión de confrontarte a fondo con la realidad del país, y en general me parece un poco fuera de sitio, ya que si solo lees el titulo ya ves que lo que quiero decir es que, a mi modo de ver (y al modo de muchos Etiopes con quien me encuentro cada día), en este país los zapatos limpios, o sea un aspecto fisico presentable y limpio, son un primer paso fundamental para levantar la cabeza y poder ir a escuela sin complejos.
      No tengo estadísticas a la mano, pero veo muchos niños ir al cole (a menudo en el torno de tarde, porqué por la mañana hay más clientes a limpiar zapatos). lo que però veo también es que al final salen muchos chic@s de la universidad con un nivel muy bajo… tal vez habría empezar a razonar también en la CALIDAD de la educación que se está dando… incluso en España por esto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: