El peso de una sonrisa

Llegar a Etiopía es, irremediablemente, enfrentarse con unas condiciones de vida extremadamente distintas al estado de bienestar al que estamos acostumbrados.

En mi primera andanza fuera de Addis Abeba, tuve ocasión de vivir y comprender algo que me hervía en la cabeza desde el principio.

Hice esta foto camino de Lalibela, iba a pie ydisparé un poco incerto, encuadrnado dos de las típicas portadoras de leña que hacen largos caminos con enormes cargas en la espalda, comunicando el típico sentimiento de angustia por estas “pobres”.

Pero la foto realmente importante no tuve tiempo de hacerla, pero he aprendido una gran lección de ella: después de disparar la instantánea, las seguí poco a poco, y justo cuando iba a avanzarlas, decidieron hacer una pausa apoyando su carga en una pared de la carretera, y me dejaron asombrado, porqué en el momento exacto en que se percataron de mi, me regalaron inmediatamente la más cordial y radiante de las sonrisas… me entretuve unos pocos segundos con los escasos saludos en amárico de que era capaz entonces, que les alegraron mucho, y no me pidieron nada más que la amabilidad que aquí se espera de todo el mundo.

Me fui con un sentimiento mixto de vergüenza por haber caído en el tópico y admiración por la capacidad de estas mujeres de ser alegres a pesar del esfuerzo físico y la innegable dureza de su vida.

Esto me hizo pensar mucho, y cuestionar a fondo hasta que punto hace falta cambiar sus vidas para que puedan disfrutar de nuestras comodidades, ya que creo que le pasa a todo el mundo que viaja aquí por primera vez de fijarse en todo lo que les falta, los kilómetros que tienen que andar para cosas básicas, todo lo que no tienen para vivir bien…

Una vida más cómoda no es necesariamente más feliz

4 comentarios to “El peso de una sonrisa”

  1. Hola Emanuele.
    Lo primero felicidades por el blog, sabes que siempre he luchado por una imagen digna y realista de Africa y tú has creado en blog con ese objetivo, gracias!!
    Lo segundo, en relación a la sonrisa de esas mujeres. Hace poco hablaba con un chico africano que está en Barcelona, sin papeles, sin poder ver a su familia desde hace cuatro años, sobreviviendo de recoger chatarra… Un día le dije: que duro, que dificil ¿no? y su respuesta fue: si, pero tengo que agradecer estar pasando por estos momentos, porque sin momentos duros y dificiles no podríamos luego disfrutar de los buenos…
    Ahí queda eso… vaya lección de vida!!

    • Hola Lola,
      te confieso que pensé en ti desde el momento que decidí el título.
      Tu aprobación para mi es esencial. Gracias.
      Y sigo estando contigo, como aspirante estudiante que ha acabado siempre reñido con la universidad, me gustaría escribir otro blog con las grandes lecciones que me han dado personas que a penas han podido estudiar.
      La vida es un largo proceso de aprendizaje, y el día que deje de aprender, mejor que me vaya (y si me he embarcado a venir aquí, es también por esto)!

  2. Hola Emanuele,
    Enhorabuena por tu labor!! Cierto, realmente tenemos que aprender mucho de la calidad humana, sencillez y espiritualidad de las personas del Sur. Siempre me ha dejado maravillada lo que dan cuando nada tienen que dar…
    La cooperación puede hasta empeorar su calidad de vida, costumbres, etc. Recuerdo la explicación de un proyecto para llevar el agua a las casa en un poblado de un país del sur. Desde entonces sí que hubo comodidad, pero se perdió la reunión social de las mujeres y adolescentes, donde lejos de sus suegras, podían hablar tranquilamente. Era un espacio para ellas de comunicación, de diversión y confidencias.
    Gracias por hacernos partícipes de tus vivencias.

  3. Los tópicos, siempre los tópicos, caemos en ellos sin apenas enterarnos, pero tendríamos que intentar huir de ellos. Casi siempre son tan erróneos como injustos. Sin duda existe pobreza en muchos países, enfermedades y hambre, pero confundir la vida austera, sencilla o básica con ella indica lo elementales que somos. Caemos en la simplicidad de creer que nuestro sistema de vida es el mejor, y yendo mas lejos, creemos que es un sistema a exportar. Lo dicho, habrá que aprender a mirar mas allá, a analizar mejor y a prejuzgar menos. Escritos como el tuyo, Emanuele, nos tienen que ayudar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: